El aguila y la culebra

Atrapó un águila a una culebra y se elevó por los aires. La culebra se volvió y le mordió, cayendo los dos desde una gran altura, y muriendo ambos en el acto.

El último pensamiento de la culebra ante de golpear el suelo fue el siguiente:

- ¡Insensato!  Has querido hacer mal a quien no te lo hacía. En justicia has sido castigado por haberme llevado  sin razón.

No dañes a tu prójimo, pues puede ser tan fuerte como tu, aunque no lo aparente.


2 comentarios: