El ciervo y la viña

Un ciervo era seguido por unos cazadores y se refugio bajo las ramas de una viña.

El ciervo se pensaba muy bien escondido y empezó a comer las hojas de la viña que la cubría.

Viendo los cazadores que había movimiento en las hojas, intuyeron que allí adentro había un animal oculto y lanzando sus lanzas hirieron mortalmente al  ciervo.

Este en sus últimos momentos se dijo:
- ¡Me lo he merecido, pues no debí haber maltratado a quien me estaba salvando¡

Sé  agradecido con quien te da la ayuda para salir adelante.




3 comentarios:

  1. estoy loco por ti ciervo de la vida

    ResponderEliminar
  2. Eso es muy cierto, incluso se debe ir más lejos, y se debe ser agradecido con todo en la vida.

    ResponderEliminar
  3. Eso es muy cierto, incluso se debe ir más lejos, y se debe ser agradecido con todo en la vida.

    ResponderEliminar