El ganso y el cisne

Un comerciante muy rico alimentaba a un ganso y a un cisne al mismo tiempo, aunque con diferente intención: uno era para el canto y el otro para un banquete.

Cuando llegó la hora de preparar el banquete para el cual era alimentado el ganso, había caído la noche, y la oscuridad no permitía distinguir entre las dos aves.

Capturado el cisne en lugar del ganso por equivocación, este comenzó su bello canto al ser molestado. Al oír su voz, el amo reconoció su bonito canto,  y este le salvó de la muerte.

Al decidir sobre alguien, debes asegurar su verdadera identidad para no cometer perjuicios irreparables.




 

1 comentario: