El miedo al camello

Los primero hombres al ver el camello, se asustaron, y corrieron atemorizados por su gran tamaño.

Pero pasaron las semanas y los meses viendo que era tranquilo e inofensivo, finalmente tuvieron valentía  y se acercaron a él.

Luego viendo poco a poco que el animal no conocía la cólera, llegaron a domesticarle hasta el punto de colocarle una brida, dándoselo incluso a los niños para conducirlo.

En un primer momento, lo desconocido siempre se trata con recelo,  prudencia y temor.



1 comentario: