El rana burlona y el raton

Un amigable ratón de tierra se hizo amigo de una burlona rana.

La rana, con su carácter burlesco, convenció al ratón para atar su pata a la anca. Marcharon entonces primero por tierra para comer trigo y luego se acercaron a la orilla del pantano. La rana, dando un salto arrastró hasta el fondo al ratón, mientras croaba y reia alegremente.

El pobre ratón se ahogó, quedando a flote atado a la anca de la rana. Los vio un águila que por volaba  por las cercanías y apresó al ratón con sus garras, arrastrando con él a la rana encadenada, quien también sirvió de cena al aguila.

Toda maldad, puede terminar en contra de quien la realiza.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario