La envidia del camello

Tenía el camello la necesidad de tener los cuernos del toro, y quiso obtener los suyos propios.

Para esto fue a ver a la madre naturaleza, pidiéndole le regalara a él unos semejantes.

Pero la diosa indignada de que no se contentara de su gran tamaño y fuerza, no sólo le negó el darle los cuernos, sino que además le cortó una parte de las orejas.

Si quieres mejorar en algo, hazlo con tu esfuerzo y para progresar, no porque tu vecino lo tenga que la envidia no lleva al buen camino.


.




2 comentarios: