La vibora busca limosna

Una víbora se dirigió a un de taller de un herrero para pedir limosna a las herramientas. Después de una rato, todas habían aportad algo, y se dirigió hacia la lima para terminar y le suplico que fuera generosa y le diera algo.

- ¡Bien confundida  estás - contesto la lima -- si piensas que te daré algo. Yo que tengo la costumbre, no de dar, sino de tomar algo de todos!

Dificil será esperar algo de quien vive sacando algo a los demás.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario