El ruiseñor atrapado


Un ruiseñor, el cantor de los bosques, cayó en una trampa que situaba en medio de una plaza de una aldea y se dijo suspirando:

- ¡Insensato! A nadie has robado ni oro ni plata, ni cosa valiosa alguna; pero llevarse un insignificante granito de trigo ajeno será la causa de tu muerte.

No te arriesgues a un gran peligro por un pequeño beneficio.
 
Siguiente: El asno celoso

No hay comentarios:

Publicar un comentario