fabula del abeto y el espino


Discutía entre ellos  el abeto y el espino. Fanfarroneaba el abeto diciendo:

Soy hermoso, esbelto y alto, y sirvo para construir las naves y los techos de los templos. ¿Cómo tienes la osadía de compararte a mí?

Y el espino le replicó, si recuerdas a las hachas y sierras de los leñadores, seguros que preferirás la suerte del espino.

La buena reputación es una gran honra, pero no te vanaglories pues te buscaran el defecto.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario