La comadreja y la lima de hierro


Una comadreja entró el taller de un herrero y se dispuso a cazar, se acercó a una lima, la agarró y  se puso a lamerla.

Al cabo de un rato su lengua arrojaba sangre en gran cantidad, y la comadreja se puso muy feliz pensando que había conseguido arrancar algo al hierro, hasta que se dio cuenta que había perdido su propia lengua.

Si haces un daño, éste puede volverse contra contra ti.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario