La anciana y el medico


Una anciana enferma pedía la vista poco  a poco y llamo a un medico para que la visitara  y la curara. Este solía ir a su casa todas las semanas a aplicarle unas gotas que dejaban a la mujar los ojos dolorosos sin poder abrirlos. Esta situación era aprovechada por el médico para ir robando poco a poco la casa.

Cuando el medico desvalijo la casa totalmente, le dijo a la anciana que no volvería porque se había curado y le reclamo el dinero de la cura.

La anciana se negó a ello, y el medico la llevó a los jueces, donde esta declaró que no pagaba pues su visión había empeorado y ahora no era capaz ni de ver las cosas en el interior de su casa.

Los actos viles se manifiestan por si solos


No hay comentarios:

Publicar un comentario